Pilar Salamanca presenta su libro ‘Beirut mish huna’

por Pilar Salamanca

La autora vallisoletana estuvo acompañada por Lucía Mazarrasa, profesora de Enfermería de la Universidad Complutense y experta en salud mental, violencia de género y cooperación al desarrollo.

En la cubierta viajera de Letras Corsarias el protocolo es cosa del autor, para que se sienta como en casa. Y como en casa se siente una PilarSalamanca que sabe de rupturas y que se adelanta presentando a “su” presentadora en esta tarde de martes y viajes. Y es que Lucía Mazarrasa lo merece: enfermera, maestra de enfermeras en la Universidad Complutense, autora de una larga serie de publicaciones, investigadora, experta en temas como la salud dirigida a inmigrantes desde una perspectiva de género, así como en cooperación al desarrollo, es socia fundadora del Forum de Política Feminista y participante en la Flotilla de la Libertad contra el bloqueo a Gaza. Un impresionante currículum que nos recuerda que estamos próximos a la celebración del día 8 de marzo, y que la pelea de muchas mujeres no es un empeño reciente, sino que viene de una trayectoria tan sólida como la de Lucía Mazarrasa.

Una trayectoria tan rica también, como la de su amiga, su compañera en muchas lides, Pilar Salamanca, a quien Mazarrasa describe entre la pasión y la precisión “que ella une muy bien”. Y lo hace en una obra que alcanza ya los trece títulos y que supone en Beirtu mish huna, una metáfora del Oriente Próximo que la autora conoció en los años 70 y que le recuerda a la presentadora, la Memoria de la melancolía de María Teresa León. Y es así porque a Lucía Mazarrasa este libro le parece un regreso a la ciudad destruida, construida, reconstruida y presa de esta “modernidad presurosa y terrible” donde habitan gentes amables y tristes con una gran capacidad para sobrevivir, adaptarse y afrontar la inestabilidad de la vida.

Se pregunta Mazarrasa con tono mesurado cómo un país tan pequeño puede recibir a tantos refugiados, primero palestinos y después sirios, dando una lección de solidaridad no se sabe si forzada o no que nos sorprende, como lo hacen los sabores y olores propios de esa literatura de viajes que incitan al lector a emprender él mismo el descubrimiento.

Pilar Salamanca, que se define a sí misma como una viajera incómoda, dice no saber si este libro es una interpretación muy personal de una ciudad, o si es verdaderamente, como bien dice su presentadora, un ejercicio de nostalgia hacia la hermosa ciudad que descubrió en los años 70, fascinada por su luz y su belleza. La Beirut eterna, resucitada de múltiples guerras, fue, en palabras de Pilar Salamanca, un ejemplo de convivencia destrozada después por una violencia sectaria que la convirtió en un escenario de “elegancia sórdida llena de fantasmas”. Y esta ciudad en perenne construcción, recibe en 2018 a una autora que inicia su diario, libro o cuaderno que ahora presenta diciendo que en esa mixtura hay “Algo muy mío, impresiones que son signos de admiración, de interrogación y de exclamación”. Rigor y pasión en Pilar Salamanca para mostrarnos con imágenes y palabras la belleza de una ciudad que era y fue, una ciudad donde las gentes, insiste la autora, siguen viviendo porque la vida es más fuerte.

Cruce de caminos, escenario de una historia de la que, según Pilar Salamanca, los europeos todo lo hemos aprendido… y la lista que realiza es una verdadera de lección de historia y de cultura al hilo de su evocación del pasado del Líbano, Beirut es definida de una forma, personalísima, íntima, cercana, apasionada y plena de sensaciones por una escritora que conoce su oficio y que sabe transmitir la pasión que siente de una manera que atraviesa al lector, incluso dejando que el humor se cuele por las rendijas de la desgracia: Beirut tiene una cantidad insultante de cirujanos plásticos.  Al hermoso hilo de los dibujos de Pedro Saínz Guerra, el impresionismo con el que describe la autora las sensaciones y los estímulos de una ciudad caótica que pierde su identidad con cada remodelación apresurada y occidentalizada, nos hacen recorrer estas calles ahítas de gente que vive, vive sabiendo sobreponerse, vive con el hálito de una tierra milenaria de viajeros, de cedros de los que tan poco queda pero que se alzan orgullosos, ebrios de cielo ajenos a las luchas de los hombres. Una ciudad a la que recorrer a través de unas páginas que no solo rezuman vida… sino el rigor y la pasión con la que vive, habla, escribe y ama la escritora Pilar Salamanca.

Charo Alonso.

Fotografías: Carmen Borrego.

Artículo publicado originalmente en: Salamanca RTV al día

También podrías leer...